Los Reyes arrojan tres lacayos y un ayuda de cámara al stand de Marruecos durante la inauguración de Fitur.

La inauguración de Fitur ha derivado en una continuación del conflicto diplomático entre España y Marruecos causada por la llegada masiva a Ceuta de ciudadanos del país vecino.

El rey Felipe VI ha querido dar una respuesta contundente y en el día de hoy, cuando la comitiva pasaba junto al stand de Marruecos, se ha arremangado, ha mandado llamar a uno de sus lacayos favoritos y, agarrándolo de la pechera, lo ha lanzado por encima del mostrador al grito de “ahora le pagáis vosotros los seguros sociales”. No contento con esto, posteriormente ha agarrado al ayuda de cámara de la Reina y a dos lacayos más cuya función es difusa, y los ha lanzado también dentro.

En la rueda de prensa posterior, el Rey ha querido aclarar el porqué de su actuación:

“Tenemos que dar una respuesta contundente frente al desafío de Marruecos, esto no puede quedar así y no van a ser las únicas medidas que se tomen si la situación no se controla. De momento, se ha dado orden de que en TVE no se vuelva a emitir Casablanca y yo, a nivel personal, he dejado de seguir a Mohamed VI en Twitter. No es de nuestro agrado”, ha continuado el monarca, “porque a Marruecos lo consideramos un país hermano, pero si es necesario, nombraremos a Toni Cantó de embajador y ahí se las apañen con él, aunque entiendo que no es necesario llegar a medidas tan drásticas”.

Ha querido destacar que Melilla es territorio español y europeo y que se llegará a donde se tenga que llegar para defenderlo, momento en el que ha tenido que intervenir un miembro de su comitiva para explicarle que el problema está teniendo lugar en Ceuta, a lo que el Rey ha contestado diciendo que qué mas da una que otra.

Este medio ha tenido acceso a Blas, el primero de los lacayos que ha sido lanzado al stand de Marruecos, y que nos da su punto de vista del suceso:

“Para mí ha sido un honor y un punto álgido en mi carrera. Soy lacayo de cuarta generación y ya mi bisabuelo trabajaba a las ordenes del rey Alfonso XIII. Siempre recordaba con agrado cuando debía tirarse al suelo en los charcos para que el monarca no tuviera que rodearlos”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad