La Universidad de Barcelona reconoce a los fantasmas como los voyeurs más antiguos del mundo

Es probable que alguna vez haya sentido que algo le observa desde ángulos imposibles o desde pasillos a oscuras dentro de su hogar. Es posible que alguna vez le llamara la atención algún ruido extraño o que algunos objetos se movieran sin explicación aparente. Si es así, puede que encuentre alivio al conocer que todo es obra de uno o varios fantasmas. Esta es la conclusión a la que ha llegado un grupo de investigadores de la Universidad de Barcelona tras años de investigación concienzuda.

Pero el comienzo de esta aventura científica tiene lugar en el visionado de la saga Paranormal Activity, donde el joven Pedro Ramírez se preguntó por primera vez si los fantasmas también miran cuando te masturbas. A partir de ahí la obsesión de Pedro lo llevó a la universidad con el arduo objetivo de encontrar una evidencia entre las miles de horas de porno casero que se encuentran en internet. Algunos lo llamaron loco; otros lo humillaron. Hasta hoy.

Con la primera sombra extraña tras el culo mal depilado de un señor, que hacía sus mejores esfuerzos por lucir bien en cámara, se unieron los primeros valientes. Tras la retirada de la denuncia por conductas sexuales anormales dentro de la universidad, se terminó de conformar el equipo que hoy ha hecho historia. El equipo, liderado por Pedro Ramírez, ha presentado la teoría de que los fantasmas no solo nos observan durante el sexo, si no que, además, esa podría ser su razón de existir.

Según se puede extraer del paper oficial, los fantasmas habrían sido en vida personas con fuertes conductas sexuales o fuertes restricciones. Esto haría que se quedaran anclados a nuestro mundo y daría sentido a todas esas veces que alguien se siente observado. También escriben que los ruidos y movimientos extraños producidos durante la noche son los intentos de los fantasmas de empujar a los vivos fuera de la tranquilidad, con la esperanza de que alguien se masturbe.

Tras la repercusión en las redes, todos los medios han buscado las declaraciones del joven investigador. El científico ha comentado que ojalá todo esto sirva para acabar con la opresión hacia el colectivo fantasmal. Además, comenta que para él estos son como los nuevos catalanes. Esto es porque todas sus historias parecen inventadas, nadie les entiende cuando intentan comunicarse, y aunque todo el mundo ha tenido alguna experiencia con ellos, hacen como que no existen. Un auténtico drama.

Y es ahora, tras la repercusión abrumadora en los medios, que las empresas empiezan a mover ficha. La maquinaria capitalista es imparable y todo el mundo quiere subirse al descubrimiento de moda. Por ejemplo, el famoso periodista Iker Jiménez ha abandonado los temas políticos que tanto le apasionan y le ha dedicado varios especiales al tema. Sin embargo, el caso más llamativo puede ser el de la empresa Guinness que otorgó el Guinness Word Record a la comunidad fantasmal. El diploma y la placa se colocó en un cementerio y el discurso de recogida se realizó por psicofonía. Aunque según algunos asistentes, no se entendió nada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad