Los pasos de cebra se sienten inútiles porque nadie los pisotea, concluye una encuesta del CIS

El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), dado a conocer esta mañana, asegura que los pasos de cebra se sienten inútiles porque nadie los pisotea, se sienten ignorados por una sociedad que cada vez más hace lo que quiere y no respetan las normas impuestas por la sociedad. «Deberían pisotearme cada vez que bajan a la calle, son unos sinvergüenzas», explica un encuestado.

El 80% de los pasos de cebra encuestados decía que en los últimos 7 días nadie lo había usado, el resto se dividía en 10% que nunca han sido usados, 8% que son usados cada par de días, y un 2% muy afortunado al que todos los demás pasos de cebra envidian que son pisoteados y maltratados a diario.

Las quejas de los pasos de cebra van contra los jóvenes especialmente, son ellos los que menos usan los pasos de peatones, algunas veces no saliendo de casa o peor aún pasando por la calzada desnuda sin ningún tipo de pintura blanca mágica protectora que les señalice por donde deben andar. «Los jóvenes de hoy en día no saben lo que es cruzar respetando la ley, pasan a nuestro lado y ni nos pisan ni nada. Nos ven y nos tratan como si fuéramos seres humanos con distancia de seguridad y respetando nuestra integridad física. ¡Qué asco me dan!», explica el paso de cebra de Gran Vía.

«Recuerdo cuando me pisaban miles de personas a diario, eso si eran buenos tiempos», concluye un encuestado.

«Estos últimos años el gobierno se está gastando el dinero en rotondas monstruosas con forma de seres mágicos o rocambolescos, pero ese dinero se podría destinar en modernizar el sistema de pasos de cebra, algunos tienen solo líneas blancas y puede que descoloridas. Mi idea es poner pasos de cebras de colores, meterle luces e incluso puede que unas frases en el suelo, algo que pueda atraer a los más jóvenes por la buena senda», explica un paso de cebra de nueva generación.

El Centro de Investigaciones Sociológicas también ha comprobado que el 85% de semáforos en ámbar se sienten invisibles e inservibles. «Antes solo los coches nos pasaban en ámbar, y más o menos se podía tolerar, pero ahora lo hacen todos: motos, bicicletas, patinetes, carritos de bebés …», concluye el portavoz de los semáforos de Aragón.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad